Cambios

Hace poco estaba hablando con un buen amigo. De ésos con los que puedes hablar de todo y nada. Hablamos de cambios, y de lo que son. Buenos o malos, al final son cambios y debes de tomarlos. Me identifico mucho con él porque los dos estamos huyendo, ¿De qué? No lo sé exactamente, tal vez de la monotonía y de las personas que hacen que nos estanquemos. Sí, tal vez de eso. El hecho es que por hablar con él, empecé a pensar en mí y lo que estoy viviendo ahora. La cosa está así; hace unos días me gradué, muchos le temen a este cambio, dicen que la vida de estudiante es la mejor, y es muy buena pero creo que decir la mejor es decir mucho. En fin, ya no soy estudiante, ahora debo encontrar un trabajo para poder tener dinero, pero eso significaría estancarme. Quedarme ahí atada a un lugar que en poco tiempo me hartaría hasta sofocarme. Decidí volver al lugar donde nací. Siempre creí que volver sería una especie de derrota, pero hoy no lo siento así. Es sólo un camino, no un retroceso; es un cambio. Y los cambios siempre son buenos si los ves con los ojos bien abiertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s