En el camino (parte 1)

Mi maestro de Literatura en la Universidad nos dijo que los libros no son sólo para ser leídos, deben también rayarse… Y desde entonces siempre que leo un libro tengo un lapicero en la mano y cuando leo algo que me gusta lo subrayo… creo que ésta es una manera de hacerlos tuyos. Me gusta leer algún libro viejo y que tenga esas anotaciones, ya sean mías o de otros. Me gusta saber qué es lo que se le hizo interesante, gracioso o hermoso a otra persona y comparar el alma. Me gusta cuando son mis anotaciones de hace años porque me hace reflexionar sobre mi yo de antes y mi yo de ahora, si es que he cambiado mucho o poco, si esas versos me siguen llenando o he encontrado otros nuevos.

En fin, ahora estoy dándole una segunda oportunidad a “En el camino” de Jack Kerouac. Lo leí hace un par de años pero no lo terminé… llegó una mudanza y no supe de él hasta ahora que lo he vuelto a encontrar. No pudo ser más oportuno. Justo ahora que tengo el anhelo de irme más fuerte que nunca.

Todavía no termino de leerlo completo y ya he subrayado gran parte, también tenía muchas cosas subrayadas de mi lectura previa. De mi yo de hace dos años atrás. Y hoy he decidido poner -algunas-  frases que más me han gustado del libro. Las que resalté en naranja para que todo el mundo las vea.

“No podía quedarse en un sitio sin cansarse de él y porque no había adónde ir excepto a todas partes”

“Estábamos en el techo de América y lo único que hacíamos era gritar”

“¿Qué le pides a la vida?”

“Intenté hablarle de lo excitado que me sentía de estar vivo […] Quedamos tumbados de espalda mirando al techo y preguntándonos qué se habría propuesto Dios al hacer un mundo tan triste”

“Aire cálido, espléndido -un aire que se puede besar-”

“Y aunque Remi tenía problemas […] por lo menos había aprendido a reírse mejor que casi ninguna otra persona del mundo”

“Tienes que elegir uno u otro camino si quieres llegar a alguna parte”

“La mayor parte del tiempo estuvimos solos y unimos nuestras almas cada vez más hasta que hubiera sido terriblemente duro decir adiós”

“Durante la semana siguiente no oí otra cosa… mañana. Una palabra hermosa que probablemente quiere decir cielo”

“Sentía de nuevo la llamada de mi propia vida”

“Ahora sentía el gusanillo otra vez, y el nombre del gusanillo era Dean Moriarty y había llegado el momento de volver a la carretera”

“La muerte que nos alcanza antes de que lleguemos al cielo”

“Estábamos todos encantados, nos dábamos cuenta de que dejábamos la confusión y el sinsentido atrás y realizábamos nuestra única y noble función del momento: movernos”

Y mi favorita:

“La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un ¡Ahhh!”

En el camino (parte 2)… 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s