Infierno

Yo crecí en un pueblo rojo, en un pueblo llamado Infierno. Un lugar donde el sol
podía quemarte vivo y en donde del cielo jamás caía agua. Imagínate un pueblo
donde no llueve, imagina el calor. De pequeña solía creer que yo era la única que
podría hacer llover. Y así, todos los domingos le cantaba al cielo y a la tierra para
que gotas mojaran mi cara, pero nunca pasaba nada. Cuando empezaba a dudar de
mi magia comenzó a llover y los ríos se alzaron hacia calles y casas matando todo
lo que había en él. Canté y canté más fuerte para que la lluvia cesara y así cantando
me ahogué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s