Mi Tokio Blues

Y aquí, algo de lo que subrayé en Tokio Blues:

“Estaba en una edad en que, mirara lo que mirase, sintiera lo que sintiese, pensara lo que pensase, al final, como un bumerán, todo volvía al mismo punto de partida: yo”.

“La muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella”.

“Aquella noche de mayo, cuando la muerte se llevó a Kizuki a sus 17 años, se llevó una parte de mí”.

“Estaba en la plenitud de la vida y todo giraba en torno a la muerte”.

“Tal vez mi corazón esté recubierto por una coraza y sea imposible atravesarla. Por eso no puedo querer a nadie”.

“Era el orgasmo más triste que había oído nunca”.

“La sombra de la muerte va invadiendo despacio, muy despacio el territorio de la vida y, antes de que te des cuenta, todo está oscuro y no se ve nada, y la gente que te rodea piensa que está más muerta que viva”.

“Cada cual a su manera, todos parecían felices. ¿Lo eran en realidad?”.

“-¿Y qué sucede cuando lo abres?- -Que te curas-“(refiriéndose al corazón).

“Los muertos están muertos, pero nosotros seguimos viviendo”.

“Nos habíamos mostrado cada rincón de nuestros cuerpos, casi teníamos la sensación de compartir el cuerpo del otro”.

“Si Kizuki viviera, seguiríamos juntos, amándonos y siendo cada vez más infelices”.

“Al poner en contacto nuestros cuerpos imperfectos, no hacemos más que contarnos lo que no podríamos contarnos de otro modo”.

“Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales”.

“¡Ah, claro! Vuelvo a estar en el mundo exterior.- Y me entristecí”.

“En el mundo real todos vivimos presionándonos los unos a los otros”.

“-Haya o no revolución, el pueblo seguirá sin contar para nada y tirando para adelante, día a día- […] -Entonces yo no creo en la revolución. Yo sólo creo en el amor-”.

“Hacía siglos que no bailaba. Cuando una mueve el cuerpo, parece que se le libera el espíritu”.

“No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres”.

“Si no quieres acabar en un manicomio, abre tu corazón y abandónate al curso natural de la vida”.

“Ellos debían conocer muy bien la soledad y la dulzura d ela vida humana.” (refiriéndose a John Lennon, Paul McCartney y George Harrison).

“¿Crees que en Asahikawa (un pueblo) la gente se enamora?”.

Y una de mis favoritas:

“La gente nos miraba con curiosidad, pero  a mí no me importaba. Estábamos vivos y teníamos que preocuparnos por seguir viviendo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s