Praga en tres días

Praga es la capital de República Checa y es una ciudad tan hermosa cuando hay sol como cuando llueve. Me tocó verla de las dos maneras, con el asfalto mojado y con el asfalto caliente. Nos quedamos tres noches en casa de un amigo de Dasha, llamado David y así disfrutamos de Praga. Esa noche en que llegamos fuimos a caminar por la ciudad. Lo que creí sería una pequeña caminata nocturna terminó siendo un tour por Praga de noche. Se dice que hay dos formas de ver una ciudad, de día y de noche. Y Praga es de las que merece horas de no dormir… En ese “tour” nocturno fuimos a un restaurante tradicional y comimos comida típica y por supuesto tomamos cerveza checa, fuimos al gran museo que se emerge imponente y vigilante. Vimos la estatua de un hombre en caballo que no recuerdo quien era. Seguimos a Old Town y lo recorrimos por completo, vimos el reloj astrológico y como era medianoche nos esperamos a ver las marionetas que salen cada hora. Esa vez no salieron. Luego fuimos al Charles Bridge y vimos a lo lejos el palacio iluminado. Pero hay más cosas que ver en Praga y esas las hicimos en el día, con el sol viéndonos. Caminamos por la ciudad y vimos la “dancing house” que me decepcionó por completo… Esperaba más y aunque es interesante mis expectativas eran grandes y al final me defraudó. Tomamos el funicular y subimos a un parque con jardín de rosas y una torre en donde puedes ver toda la ciudad, creo que es la mejor vista de ella. Después fuimos al palacio y la catedral pero estaba cerrada.

En la noche fuimos a un parque y tomamos cerveza viendo el palacio a lo lejos. Algo bastante extraño en Praga es una torre con bebés subiendo en ella. Queda al otro lado del centro (y que bueno porque le quitaría vista y belleza a éste) pero si tienen tiempo vale la pena pararse por ahí. También el cementerio judío es interesante, son lápidas amontanadas unas a otras que parece un set salido de scooby doo.

Una particularidad de Praga es que en distintos puntos de la ciudad hay pianos públicos y cualquier persona puede detenerse y tocar una pieza. Vi a un joven tocar con el alma y divertirse mientras lo hacía, cuando terminó se escucharon aplausos el se paró, sonrió y se fue. Me gustó verlo tocar… Otras personas que tocan bien se ponen ahí y piden dinero, pero creo que -aunque es una buena idea- no es el propósito y al final la misma pieza pierde el valor por eso… Tocas por dinero y no placer.


Pero bueno, Praga… Creo que muchos van allí porque es barata pero -sí, es mucho más barata comparando con otras de Europa- es una ciudad que vale la pena más por su belleza que por su precio. Estar en Praga es entrar a un libro de cuento de hadas, sus calles te llevan a otra era y no quieres regresar a la tuya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s