Roma como local.

Cuatro noches más en Roma. Tres con couchsurf y una en hostal. Y fue cuando más disfrute de Roma, porque dejé de ser turista y pasé a ser local. Conocer a Ale fue una fortuna porque ella me enseñó su ciudad a su manera. Pedaleando. Cuando me preguntó en un restaurante orgánico en Monti a donde fuimos a cenar si me gustaría conocer algunos parques que estaban cerca de su casa en bici. Le dije que claro, que tan difícil podría ser y además me imaginé a mi súper glamorosa en la bici paseando por Roma. De glamorosa no tuve nada. El trasero me dolía y hubieron dos ocasiones en las que creí que me iba a desmayar. Pero al recapitular mi día, y lo que había mientras montaba la bici me dije que valió la pena. No sólo.hice ejercicio (que vaya que lo necesitaba) pero también conocí rincones de Roma que jamás hubiera explorado si no fuera porque tomé una bicicleta y pedalée.

Al siguiente día otro couchsurf llegó a casa de Ale, un brasileño. Y los tres fuimos a caminar por el centro de Roma. Fuimos por el mercado, pude ir a ver la boca de verite y tocarla. Comer pasta y tomar un café bien cargado. Encontrar nuestro camino entre turistas para la fontana di trevi.Y por la noche ir a escuchar música en la calle y tomar una cerveza.

 

Me despedí al día siguiente y me dirigí al hostal cerca de Termini. Decidí descansar y ahorrar mis últimos €10 que parte usaría para ir al aeropuerto. Fiumicino-Cairo-Uganda.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s