7 razones del porqué tienes que viajar

En Matador  Network, Cody Delistraty publicó una nota que se llama “7 razones del porqué, exactamente, tú tienes que viajar” y me ha gustado así que he decidido traducirla y por igual, comentaré –próximamente- de mis experiencias según cada punto.

“7 razones del porque, exactamente, tú tienes que viajar”

ACEPTÉMOSLO: Viajar necesita de planeación, es caro y, dependiendo de a dónde vas y con quién vas puede ser un poco angustioso. Tus notificaciones en Facebook tal vez te estén dando Wanderlust –Con esa amiga rica que sube infinidad de stream fotos de ella tomando cocteles en Míkonos- pero para tomar uno mismo la iniciativa, y decir, “Va siendo hora de dejar mi zona de confort por un tiempo,” es una decisión muy seria.

Sin embargo, es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Siempre hay millones de razones por las cuales no hacer algo, entonces cuando se trata de subir a un avión, tren, o automóvil y dejar atrás lo que conoces por un tiempo, ya sea una semana o una década, hay muchísimas grandes razones por las cuales deberías comenzar a empacar tus valijas. Después de todo, hay algunas cosas acerca de ti, de otros, y de la vida que tú solamente puedes aprender una vez que te pierdas en un lugar lejano. Bon voyage!

1. VOLVER A SER NIÑO

Aún si lo quieres o no, visitar o vivir en un lugar nuevo te forzará a ser niño otra vez. Habrá confusión en cuanto al dialecto local (…), y labores sencillas del día al día, por ejemplo; hacer el mercado,  puede resultar en cualquier lugar desde un poco extraño hasta totalmente desconcertante: ¿Por qué la leche no se refrigera en Francia? ¿Por qué me venden una criatura totalmente intacta – plumas, ojos, y todo – cuando quise comprar pato en Nueva Guinea?

Al igual que aplicar una especie de poción anti-envejecimiento, vivir en el extranjero te lleva de nuevo a lo básico; hacer nuevos amigos, encontrar tu manera de moverte, y, tal vez lo más importante, decidir quién quieres ser. Como lo dijo el poeta Randall Jarrell; “Uno de los hechos más evidentes sobre los adultos a un niño es que han olvidado lo que es ser un niño.” Viajar interrumpe esa ecuación, permitiendo incluso a los adultos más maduros de volver a su adolescencia.

 2. REDUCIR DRÁSTICAMENTE EL TIEMPO

Piensa en ese sentimiento extraño en el que tu viaje a tu destino parece mucho más largo que el viaje de regreso a casa. Una vez que te acostumbres a un lugar, nuestra mente se va hacia otro lado, sin interesarse del viaje mismo. Cuando vivimos o viajamos fuera, cada pequeña cosa –las aberturas en la calle, el olor del pan fresco, el horizonte en la distancia- todo parece nuevo. Las pequeñas cosas parecen engrosarnos y demandan nuestra atención, alargando el sentido del tiempo.

Es imposible no sentir que la vida se vuelve lenta cuando estamos en algún lugar extranjero porque saboreamos cada minuto, utilizando todos nuestro sentidos a tope para apreciar y negociar las diferencias que encontramos. Las novedades constantes puedes resultar cansadas, seguro, pero el tiempo es infinitamente valioso, y tener la habilidad de extenderlo notablemente – bueno, eso es algo que todos deberían sacar ventaja de.

 3.DARLE PAUTA A UNA NUEVA PERSONALIDAD

Cuando hablo francés (o cuando intento hablar francés), escucho mejor y de manera más reflectiva. Eso se debe al hecho de que balbucear una oración en tu lengua no materna puede convertirse en algunos errores embarazosos, pero también es un indicativo de un cambio de personalidad. En Francia, estoy menos interesado en los deportes, feliz de mí mismo, un lector más ávido, y comprendo mejor  a los demás. Este cambio de personalidad ocurre siempre que se viaja, permitiéndonos encontrar en nosotros mismos algo que quizá podamos explotar una vez que lleguemos a casa.

Un estudio en el Journal of Personality y Social Psychology reportó que estudiando y viviendo fuera cambia la personalidad para mejor (ej. Más amabilidad, estabilidad emocional, más abierto, simpatía), así que no pienses que un viaje a Florencia despertará tu lado malo que tú nunca creíste que existiera. Podrá, sin embargo, demostrar que eres más extrovertido de lo que pensaste o que eres muy apasionado a las, digamos, esculturas y pinturas. Nunca lo sabrás hasta que vayas.

 4. APRENDER A ESTAR SOLO.

Hay pocas cosas más importantes que aprender a ser feliz por uno mismo. Si estás horriblemente incómodo solo e inseguro de que hacer sin alguna guía, la vida puede rápidamente convertirse en una tarea. Tontamente como puede sonar, tú pasas más tiempo contigo mismo que con alguien más, así que aprender a tener un buen tiempo contigo mismo es una aptitud seriamente útil de tener. Viajar puede ser divertido con otros, pero ir solo puede ser la oportunidad de probarte a ti mismo, de ver de lo que estás hecho, y, con suerte, de encontrar un sentido de alegría contigo mismo.

 5. DE SER MENOS MATERIAL

Esforzarse por viajar ligero es como tratar de empezar a estudiar para los exámenes muy temprano en el semestre: te dices a ti mismo que realmente deberías, pero al principio eso simplemente no pasa. Pero, una vez que falles suficientes exámenes, tal vez ya empieces a programar horas de estudio para la semana que prosiga. Lo mismo para con ese viaje en el que pasaste tus últimos tres días tratando de meter todo lo que trajiste y compraste en tu valija en vez de ir afuera y disfrutar de la ciudad, Tal vez tomes eso como lección y empaques ligero la próxima vez.

Cuando viajas, especialmente de mochilero, uno descubre que el minimalismo es una habilidad excepcionalmente útil. Como muchas revelaciones de viaje, esta habilidad no aplica sólo cuando viajes pero también para la vida misma. La reducción de cosas desordena la mente. Aparte, un modo de vivir sin la chatarra es un estado innato de ser, lo que significa que puedes viajar, dejar, escapar cualquier cosa que quieras.

 6. DESCANSAR DE TU VIDA

Los viajes pueden afirmarle o desviarte del camino en el que estás. Tal vez usted querrá quedarse en el camino que ha hecho para usted, pero realmente nunca piensan en ello, nunca distanciarse de lo que usted piensa que usted debería hacer, es para omitir una oportunidad reservada para el joven. Siempre estaremos en control de nuestros destinos. Incluso un hombre en sus años 70 tiene la capacidad ” de tirar sus lineamientos ” y viajar, como Twain diría, pero es mejor reflexionar, para evaluar, y preguntarnos como exactamente queremos vivir cuando somos todavía libres de explorar y cambiar nuestro futuro con relativa facilidad.

En la locura de nuestra vida diaria, las ideas de nuestra familia, nuestros amigos, y nuestra cultura están lentamente inculcados en nuestra psique, posiblemente deformando a la persona que pensamos queremos ser. El único modo de conseguir una vista clara es de gastar el tiempo en algún sitio lejos de estas cosas. A veces es sólo cuando estamos separados tanto de a casa como las expectativas de otros que somos capaces de ser honestos con nosotros mismos.

 7. EXPANDIR NUESTROS GUSTOS

Usted acaba de leer sobre todos los tipos de cosas serias, pero seamos realistas: Los viajes son tanto sobre comer como es sobre el encuentro de uno mismo. Está en un banquete en Marruecos o un bocado de lado de la calle en Vietnam, está en el alimento en el que encontramos un propósito, una posibilidad de reflejar, la confianza, y la comodidad con nosotros.

Ah sí, y en viajar.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s