Busan, Pusan o como se escriba.

Busan es una ciudad de las más conocidas de Corea del Sur. Se encuentra junto al mar y a mi gusto es un lugar extraño. Tal vez no fui el tiempo suficiente como para apreciarla… pero para mi fue la recreación perfecta de la Ciudad Gótica; oscura y siniestra. Quizá me esté dejando llevar demás… y en realidad no es ni oscura ni siniestra pero para mi, después de estar en Seúl, ninguna ciudad de Corea le llegaba a los talones.

Busan tenía edificios altos junto al mar, y éste no era lo que se podría decir un paraíso. Fui en octubre para el festival de cine de Busan (BIFF, la excusa perfecta para viajar un poco) y solo fueron tres noches. Íbamos a lo que íbamos; a colarnos en fiestas con cineastas y a divertirnos. Yo también debía meterme al mar, porque tengo esta idea de que si vas a algún lugar con mar, río, laguna, etc, en el que se pueda nadar, DEBES de hacerlo.

BUSAN FILM FESTIVAL 2011
BUSAN FILM FESTIVAL 2011
BIFF Y YO
BIFF Y YO

La primera noche, en realidad no hicimos mucho. Fuimos a cenar y a ver que encontrábamos por la calle. No encontramos gran cosa así que nos fuimos a dormir al hostal (nada barato creo yo; como unos 20 dólares por noche). Al siguiente, empezamos caminando por la ciudad, fuimos a los lugares sedes del festival del cine y vimos un poco de esa locura de logística. Después, nos dirigimos al mar, dónde nadé. Era octubre y el agua estaba fría (helada para mi que estoy acostumbrada al mar cálido de Cancún), me metí. Y no jugué con las olas porque no habían. El mar era extraño, a un punto de no ser divertido. Era nadar en un plato, sin oleaje ni gente. Yo sola viendo edificios gigantes frente a mi. Caminé bastante mar adentro para poder nadar un poco sin que mis rodillas pegaran con el suelo, tuve que alejarme demasiado para esto y aún así seguía bajo. Si me llegaban pequeñas olas eran de unas motos de agua que pasaban cerca de mi y hacían que el mar se moviera. Pero, a pesar de todo esto no fue tan malo, al menos logré mojarme con agua de mar coreana. Check.

Después de esto, regresamos al hostal para reunirnos todos, arreglarnos y salir a buscar fiesta. De preferencia patrocinada por el festival (ja!). Y la encontramos. Era una fiesta en honor a Canadá, esa noche hablé con gente que en mi vida había visto que ganaron o estuvieron nominados al Óscar por alguna razón que ni sé. Discutimos de cultura, de países y practiqué mi terrible francés con algunos de ese país. Tomamos vino y comimos canapés gratis. Muchas personas nos dieron sus tarjetas de trabajo. Todavía las conservo como souvenir. Y ya después, era hora de bailar. Así que nos dirigimos al club donde la fiesta seguiría y logramos entrar gratis gracias a algunas personas que conocimos en ese rato. Cuando salimos de ahí, nos encontramos con unos amigos de Seúl que llegaron ese mismo día y fuimos a la playa a hablar y tomar cerveza. Regresamos al hostel para acostarnos a dormir y descansar un poco para estar listos el próximo día.

NADANDO EN EL MAR DE BUSAN
NADANDO EN EL MAR DE BUSAN

Ese día conocimos más de la ciudad, nos levantamos para ir a la playa, ver a una actriz coreana que todavía no sé quién es pero mis amigas de allá me dijeron que sí era famosa y seguimos al mercado de mariscos (Fish market) que es muy popular y uno de los puntos turísticos. Lo que vimos ahí fueron muchos pescados y animales marinos muertos, con sangre y gente sentada comiendo algunos de ellos como un picnic durante el atardecer mientras escuchábamos a un cantante coreano cantando una canción que se llamaba Julieta. Seguido de esto, caminamos a un centro comercial que estaba cerca de ahí y donde había una pequeña exposición de Londres. Regresamos justo a tiempo para la siguiente fiesta, esta vez le tocaba a Francia. Ya ni recuerdo como conseguimos el pase de entrada, el cual era una pulsera de cuero. La fiesta estaba un poco aburrida y había mucha gente “posh” que daba flojera, pero dieron muy buena comida y al final rentaron unas camionetas para llevar a los invitados al club. Nos colamos también. Y durante el trayecto cantamos “La Vie en Rose” entre mis amigos franceses y los “invitados distinguidos” que todos eran mucho más grande que nosotros. En el club había un DJ muy guapo de no sé que país occidental. Bailamos, tomamos y la pasamos como se la debe de pasar uno después de comer gratis en un club con una vista magnífica al río.

ACTRIZ COREANA
ACTRIZ COREANA
FISH MARKET
FISH MARKET

Y nuestro último día decidimos aprovecharlo como se debe; conociendo más de Busan y sus atractivos. Así que fuimos a un templo budista que estaba retirado de la ciudad. Llegamos de milagro, porque nadie de nosotras sabía coreano y nadie de los coreanos sabía inglés. Teníamos que tomar un autobús, parar en un punto y tomar otro para después caminar un poco. Logramos llegar y vimos un templo con vista al mar. Tenía un Buda dorado enorme y podías escuchar la brisa y el agua pasar cerca de ti. La gente oraba. Y había/sentías calma. Valió la pena la travesía porque todo eso era hermoso.

TEMPLO BUDISTA CON VISTA AL MAR
TEMPLO BUDISTA CON VISTA AL MAR

Ah! y también vimos una película que estaban proyectando como parte del festival, se llamaba “Merry christmas, North!”  y la trama era una tragedia tras tragedia… tan rebuscada que creímos que era un chiste.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s