Caminando por Buenos Aires, Argentina.

El fin de semana que llegamos a Buenos Aires la ciudad estaba muy tranquila, el tráfico estaba calmado y las calles sin aglomeraciones de gente tratando de pasar antes que uno. Al preguntar nos dijeron que era día festivo y los porteños escaparon a la playa, lejos del caos capital. Así que así nos tocó un sábado, domingo y lunes de tranquilidad en Buenos Aires.

Hicimos lo que teníamos que hacer, vimos lo que teníamos que ver y todo sin el mar de gente que suele haber. Fuimos a la casa rosada, un edificio de ese color que está al final de la plaza de mayo. Es ahí donde se ven los asuntos de gobierno. Un edificio con mucha historia y belleza, que guarda retratos, objetos -y seguro que secretos también- de los presidentes de ese país. Hay un cuarto entero dedicado a Evita Perón.

Salón Eva Perón en casa rosada.
Salón Eva Perón en casa rosada.

Cuando terminó el recorrido (que es gratis) fuimos a Puerto Madero caminando y nos metimos a un barco a mirar los detalles, pero no tardamos mucho porque ya teníamos hambre y queríamos comer algo ligero para poder seguir. Un pancho (hot dog) era lo ideal, pero no logramos conseguir uno y terminamos comiendo en un restaurante con cerveza al 2×1. Y como promoción es otra de mis palabras favoritas, elegimos sentarnos ahí y pedir cerveza.

Puerto Madero
Puerto Madero

También fuimos caminando por esas calles relajadas hasta llegar a San Telmo, el barrio más simpático de Buenos Aires, tiene ese aire de antiguo-indie que se ha puesto muy de moda estos días. En la plaza del barrio hay personas vendiendo libros, postales y “joyería” en las esquinas. Las mesas están en el centro y hay un espacio para una pareja bailando tango mientras los demás se sientan a observarlos y tomar algunas fotos. El tango de Argentina y lentamente la plaza nos susurra en los oídos “Bienvenidos a Buenos Aires.”

Tango en San Telmo
Tango en San Telmo

Sí, San Telmo es la zona de artistas, gente bailando tango y que le canta al amor. La gente pasa el rato con una Quilmes (o cerveza de su elección) en la mano y mirando a los demás pasar. Nos tocó ver a cuatro chicos haciendo una presentación musical, se hacían llamar “El cuarteto del amor”, tocaban y cantaban bastante bien y su show era ameno, tenía a todos en la baba viéndolos, sobre todo a las chicas que los veían y querían ser la próxima a la que alguno de ellos les cantara de cerquita, pegaditos, como una serenata pública de un desconocido, pensando en el romance y en el amor.  Les tomé fotos y videos porque me gustaron mucho y es la forma más fácil que sé de cubrir mis mejillas sonrojadas.

El cuarteto del amor
El cuarteto del amor

Después de esto fuimos a la Iglesia ortodoxa Rusa que está cerca de ahí, no te dejan tomar fotos y si las mujeres visten de pantalón te dan una tela para que pareciera que traes falda. La iglesia era muy oscura y pequeña pero tenía unos detalles muy interesantes. Y para finalizar en San Telmo, caminamos a la banca en donde está sentada una niñita muy sabia que es quiere bajar del mundo; Mafalda.

Fotografía de Mafalda en San Telmo (Ésta yo no la tomé).
Fotografía de Mafalda en San Telmo (Ésta yo no la tomé).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s