16 horas en la carretera peruana

En Ica Aldo, Diosy y yo tomamos un autobús que nos llevaría directo a Cusco. Dieciséis horas con unas pequeñas escalas. Creí que sería pesado pero el autobús estaba bastante bien; los asientos eran cómodos y tenía televisión individual y un joven que nos pasaba nuestra comida (tipo azafata) y nos atendía. El problema, al menos el mío, fue que esa noche comencé a tener dolores estomacales, y sí… usé ese baño del autobús más veces de los que uno quiere usarlo. Dieciséis horas en un autobús y en ese estado no es nada agradable. Y para rematar, a menos de dos horas para llegar a Cusco estaban arreglando la carretera y nos paramos por completo. Estuvimos así por una hora, nos bajamos y pudimos caminar un poco y tomar algunas fotografías. Había gente vendiendo comida en la calle para aquellos que viendo el tráfico parado quisieran merendar, yo, por supuesto, no agarré nada.

Camino a Cusco
Camino a Cusco
Diosy y yo, la cara de personas que duermen en un autobús.
Diosy y yo, la cara de personas que duermen en un autobús.
Aldo y Diosy, la cara de personas que duermen en un autobús.
Aldo y Diosy, la cara de personas que duermen en un autobús.
Camino a Cusco
Camino a Cusco
Lo que se veía mientras esperábamos que el tráfico avanzara
Lo que se veía mientras esperábamos que el tráfico avanzara
Casa en el camino hacia Cusco
Casa en el camino hacia Cusco
Personas comiendo mientras esperan que avance el tráfico
Personas comiendo mientras esperan que avance el tráfico
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s