La boca y la bombonera

Fui a Argentina en marzo de este año. Fui porque me gané el boleto y decidimos conocer ese país tan lleno de che’s, mates y dulce de leche. Y Argentina llegó con ese acento fuerte para instalarse en las hojas de mi libreta y también en mi memoria.

La reputación que tenemos los mexicanos de los argentinos no es muy buena, algunos dicen que son presumidos, pero allá lo último que pensé de ellos fue eso. Los argentinos nos acogieron y puedo decir que fueron un punto clave del porqué el país me gustó tanto.

Si le preguntas a cualquiera sobre un argentino famoso, hoy te dirán dos nombres: el Papa Francisco y Maradona, el grande. En este post voy a hablar de dos cosas en mi recorrido por allí que son muy -pero muy- “argentinas.” La Boca y el Tango.

Si debíamos ir a un lugar en Buenos Aires, ese lugar era La Boca y poder caminar por su Caminito tan conocido como colorido. Fuimos en metro a la estación de “Constitución” para acercarnos a “La Boca”, barrio en donde todos nos decían que tuviéramos cuidado con nuestras pertenencias porque ahí robaban mucho. Meh. No pasó nada, en todo el viaje nunca tuvimos ningún altercado, al menos no nosotros. A parte siempre he considerado que el hecho de haber crecido en un país como México (dónde también es muy común que te roben) pues uno está más preparado y se fija mucho más.

La Boca
La Boca

Ya en “La Boca” compramos souvenirs (el mejor lugar para comprarlos porque el precio es barato) y caminamos por el famoso “Caminito” con sus edificios de colores. Habían muchos bars y lugares para tomar una cerveza y ver a toda la bola de turistas pasar. También había un señor que personificaba a Maradoa y mi papá decía que realmente se parecía a él pero honestamente lo más parecido que tenía era la playera albiceleste.

Seguimos nuestro trayecto hasta llegar al lugar en el que alguna vez Maradona jugó; La bombonera. Teníamos que ir, no podíamos no verla. Para llegar allá vimos como el barrio se oscurecía un poco y la gente abundaba menos. De repente vimos un edificio enorme a lo lejos, un edificio amarillo y azul y ahí estaba, la bombonera, esperándonos. Y justo cuando llegamos al estadio, muchas personas comenzaron a aparecer de distintos puntos y nos dimos cuenta que ese día habría partido. Pero decidimos irnos porque esa noche no tocaba fútbol, esa noche era noche de Tango.

El caminito
El caminito
La bombonera
La bombonera

Nos arreglamos y fuimos a Piazzolla, un show de tango que reservamos para poder apreciar más de cerca ese baile sensual que nació en Argentina. Cenamos allí y conocimos a una Argentina que reside en Los Angeles, hablando con ella me dijo que el Tango antes era mal visto y se bailaba sólo en los barrios “bajos”, pero que poco a poco fue adentrando a toda la cultura argentina. Me acordé de la película “Moulin Rouge” cuando bailan la canción de Roxanne, me acordé de esa escena tan fuerte y sensual que hace tu pecho salir para poder sentir el baile, y esa noche vimos eso durante el teatro Piazzolla. El show, la música y el baile fueron extraordinarios y nos fuimos con un buen sabor de boca. El tango es pasión y es arte, y me gustó tener la oportunidad de verlo en la cuna de éste.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s