Chiapas, Orquídeas y Tolkien.

Últimamente he ido mucho a San Cristóbal de las Casas, una pequeña ciudad colonial en el Estado de Chiapas. Ya alguna vez lo puse aquí y lo he dicho varias veces, para mí Chiapas es el Estado más bonito de todo México, al menos de los que conozco. Y he tenido la suerte de poder empezar un proyecto con él como escenario.

Sólo en lo que queda del año tengo que ir dos veces más, pasear de nuevo por sus calles adoquinadas y ver esos rostros que ahora ya son familiares. La vez que fui por dos semanas y me quedé en un hostal fue para crear alianzas con artesanos indígenas para un proyecto que salió basado en lo que vi en Uganda y que decidí, con mi amiga Alma, ponerlo en marcha en mi México. Cuando no trabajábamos teníamos tiempos muertos y esos momentos los aprovechábamos para conocer más y empaparnos de ese ambiente “San Cristobalense” que a todos los que van embruja y hace que no quieras irte de allí.

En el hostal conocimos a un guatemalteco que profanaba diciendo que los tacos de Guatemala son más ricos que los tacos en México. A pesar de esa aberración verbal, él era muy buena onda y nos comenzamos a llevar con él. Se la pasaba diciendo que quería ir a un orquideario en las afueras de la ciudad, lo escuchamos decir sobre el dichoso orquideario tantas veces que al final terminamos yendo con él.

Fuimos caminando, perdiéndonos un poco para al final encontrar un lugar lleno de vida escondido cerca de la ciudad. No podía creer que había ido tantas veces allí y nunca hubiera oído hablar de Orquídeas Moxviquil. Honestamente, yo creía que iba a llegar y sólo íbamos a ver plantas y pues… nada especial. Pero, el lugar es fantástico y nada a lo que mi mente creía que sería. Está diseñado de una manera muy “internacional”, hay una parte en donde parece que estás en “La Comarca” de Tolkien y el señor que administra el orquideario es un estadounidense con una actitud muy jovial e incluso un tanto lunática; pero de la buena. Él nos dio un pequeño tour por el orquideario y y nos habló de las plantas, la manera en la que hablaba de ellas era hipnotizante. Se notaba que amaba estar ahí, que amaba su trabajo, y vaya que lo tenía que amar porque con él empezó todo, Moxviquil no existiera sin él. En fin, nos hizo tocar las plantas, interesarnos por ellas y nos habló del tiempo en el que tardan algunas en salir al mundo y ser grandes. Nos señaló una plantita y nos preguntó que si cuanto creíamos que había pasado para que estuviera así. Yo dije seis meses, Alma menos y Rodrigo (el guatemalteco) dijo un año.. algo así… y él nos mira y dice “tardó cinco años” ¡5 años!  pensé.

“La vida es pura paciencia, chicos”

Dijo y volvió al tema de las plantas, nos decía “pero tienen que tocarlas, tienen que sentirlas, si no las tocan no sabrán que ésta (y nos señaló una) es suave, o que ésta (señaló otra) es rígida, deben de conocerlas y para eso deben sentirlas.”

Luego nos dejó ahí, en ese jardín botánico con plantas cálidas. “Pueden quedarse el tiempo que quieran” dijo, “Aquí es un buen lugar para fumar un poco” sonrió y se marchó. Estuvimos allí bastante tiempo, viendo todo tipo de plantas, viendo verde y más verde a cada paso, volvíamos al mismo lugar y la sola atmósfera natural nos drogaba y hacía que quisiéramos ver más, tocar más.

Después, fuimos a caminar. El orquideario es inmenso, y no son sólo orquídeas, hay un trayecto en el que puedes caminar por el bosque y seguir caminando. Lo hicimos y tardamos como una hora, después empezó a llover. Salimos de Moxviquil muy tarde, porque tuvimos que esperar a que parara la lluvia. Nunca paró y terminamos mojándonos completamente y refugiándonos en una fonda que por treinta pesos nos dieron a cada uno seis enchiladas y un café de olla buenísimo.

Me gusta recordar esas semanas allá, así como me gusta recordar mi paso por otros lugares, esos recuerdos hacen que mi alma se alegre, también el pensar que Chiapas está más cerca de mí, y que pronto volveré a ver sus calles y comeré ese pan tan rico que hacen allá.

En Moxviquil. Foto tomada por Rodrigo Domínguez.
En Moxviquil. Foto tomada por Rodrigo Domínguez.
En Moxviquil. Foto tomada por Rodrigo Domínguez.
En Moxviquil. Foto tomada por Rodrigo Domínguez.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s