Bill Bryson, “Neither Here Nor There: Travels in Europe.”

el

No puedo pensar en nada que emocione al grado de asombro infantil que el de estar en un país en el que uno es ignorante de casi todo. De repente uno tiene cinco años de nuevo. No puedes leer nada, tiene sólo el sentido más rudimentario de cómo funcionan las cosas, ni siquiera se puede cruzar con fiabilidad una calle sin poner en peligro su vida. Toda tu existencia se convierte en una serie de conjeturas interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s