Mi 2014

Después de un increíble 2013  lleno de viajes y pasos recorridos en lugares tan distintos y diversos, sabía que sería difícil vencerle y tener un mejor año, bueno, tener un mejor año viajero. Con mi presupuesto por los suelos y sin trabajo real necesitaría de un verdadero milagro para volver a ponerme la mochilera y salir a caminar el mundo. El 2014 para mí fue descubrimiento en su totalidad, me hizo ver cosas y comenzar a andar por nuevos caminos que yo misma estaría construyendo. Sí, tal vez no viajé tanto, pero fue mucho más enriquecedor, ya que descubrí mi camino.

En los primeros meses del año sí tuve la oportunidad de cargar mis cosas en la espalda y andar. Fui a Argentina en un viaje que tenía tiempo que no hacía; con mi familia. Fuimos porque tuvimos la fortuna de ganarnos los boletos de avión así que nos embarcamos para conocer Buenos Aires y Bariloche, y así, tener una probadita de lo que es la Patagonia y estando allí incluso volar un poco.

Después, regresé a México, a Villahermosa y mi realidad. La monotonía asfixiante y sin sentido. Estuve así cuatro meses, en los que sólo respiré un poco cuando fui un fin de semana a San Cristóbal de las Casas y a Playa del Carmen para la boda de una amiga. Durante esos cuatro meses comencé a organizarme para ver lo que iba a hacer con mi vida. Antes, solía decir que me sentía perdida, pero ahora viéndolo bien, creo que nunca lo estuve. Sabía lo que quería pero no tenía el valor para ir por ello. Sí, eso era, falta de coraje. En fin… durante ese tiempo estaba haciendo un proyecto el cual me gustaba pero no me llenaba. Era mi escape, nada más. Y seguí con el hasta su punto de quiebre. En agosto. Poco después de que yo fuera a Cancún y pudiera nadar en su mar. ¡Cómo me gusta nadar en el mar! Esa semana estuvo llena de agua, lo que necesitaba para llenarme de vida y energía. Y así, llegué a Querétaro, revitalizada y con un proyecto que se caía a pique. Pero, la vida es así; cuando algo se cae, algo se levanta en otro lado.

Comencé a hablar con una amiga, una de esas personas que te alienta a seguir dando y a creer en ti mismo. Ella me ha ayudado muchas veces y su manera de ser y creatividad te contagia. Hablando con ella sobre la vida y lo que buscábamos de ella llegamos a la conclusión de que queremos hacer algo que vibre y que estalle, queremos hacer algo que dure y que ayude. Y fue así como casi de un día para otro tomamos un avión a Chiapas. Mi hermoso Chiapas.

Estuvimos dos semanas allí, para ver, conocer y crear KIN MX. Por que si hay algo que amamos es México y queremos hacer algo que haga que México palpite más fuerte y se sienta. Entonces, así llegué acá, a este 2015. Con un proyecto en el que creo y me apasiona seguir con él. Algo mío, nuestro, que sólo ha estado un par de meses vivo pero ya me ha dado tanto. Gente que conocí gracias a él y estímulos que me hacen seguir, seguir y seguir.

Así que, tal vez no viajé tanto, ni conocí muchos lugares pero me dio el cambio que tanto buscaba, di el salto que no me atrevía a dar y caí de pie.

Error: es MI 2014!!! jaja
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s