De fiesta en Rio

Los días que estuve en Rio sólo salí de fiesta tres veces. La primera fue la misma noche que llegué. Nos citamos con nuestra amiga Anelise y ella nos llevó a conocer un poco de Rio por la noche. Destino; LAPA.

LAPA es en donde están las escaleras famosas de mosaicos y que todo turista tiene una foto allí. Es también una zona de bares. Lo que pude ver en Rio la primera noche que salí fue que es un tanto diferente a México. Primero que nada a las Diez de la noche no hay tanta gente todavía y eso hacía ver a LAPA más sospechoso, algunas calles olían un buen a mota (marihuana) y había mucho vagabundo caminando junto a uno, alguno de ellos parecían (y estaban) borrachos. Seguimos caminando por esos callejones oscuros y malolientes y llegamos a un lugar más abierto y que habían más bares. Todos esos bares tienen muchas mesitas afuera y ahí la gente se sienta y toma cerveza, o algún otro alcohol. Todos hablando casi a gritos porque entre tanta mesa tan cerca una de la otra pues uno no logra escuchar. Como hacía calor, la verdad es que sí se antoja sólo sentarse y tomar una cerveza, pero no nos quedamos allí, en vez de eso seguimos caminando hasta RIO SCENARIUM, un bar para turistas en donde pasan música brasileña, más que nada samba. Está muy bueno ese lugar, caro, pero bueno. Sólo el cover fueron 45 reales ($230mxn aprox.), pero valió la pena. Es una casa inmensa que tiene tres diferentes pisos y diferentes secciones. Una sección para hablar, otra para comer, otra para bailar. En el bar hay dos bandas (en diferentes pisos). Una de las cosas que más me gustó fue ver tanto baile. ¡Que bien bailan los brasileños! Aunque la mayoría era turista también habían locales y yo estaba fascinada con verlos bailar. Mientras estaba en el segundo piso, viendo hacia el primero (donde estaba la pista de baile) vi a una mujer súper sexy de pantalones blancos que bailaba increíble. Los ojos de todos estaban puestos en ella. Ese es el toque brasileño que a muchos hombres les gusta ver. Incluso a las mujeres. En serio, ese baile fue espectacular.

Rio Scenarium (Esta foto la saqué del internet, yo esa noche no llevé cámara).
Rio Scenarium (Esta foto la saqué del internet, yo esa noche no llevé cámara).

El segundo día que salimos por la noche mi hermana y yo fuimos a la playa. Un amigo, Rodrigo, que conocí en Corea del Sur me dijo que estaría allí con otros amigos. Llegamos a la punta de LEME y ahí lo busqué. Cuando lo vi me emocioné mucho porque tenía 3 años que no lo veía. Nos presentó a su amiga Luciana que enseguida nos cayó muy bien. También habían otros chavos pero no hablamos tanto con ellos, uno de ellos también se llamaba Rodrigo y era su cumpleaños. Hicieron un picnic en la playa bien simpático. Tenían flores en las palmeras, los pareos eran las sillas en la arena y muchísimos bocadillos en un pareo más grande que estaba en el centro. La playa estaba llena de gente porque el día siguiente era festivo y nadie trabajaba, también habían personas nadando. Todos los que estaban en el picnic comenzaron a cantar y nosotras igual, fueron buena onda aunque la mayoría del tiempo no entendí nada. Nos pasaron pequeños instrumentos y ahí armamos algo bien sacado de la manga. Nos fuimos de ahí como a las dos de la mañana y nos invitaron a Botafogo el miércoles porque unos amigos de Luciana tocarían en un bar. Prometimos ir y así lo hicimos, esa fue nuestra tercer y última salida en Rio.

Picnic en Leme beach
Picnic en Leme beach
Picnic en Leme beach
Picnic en Leme beach

PISTACHE BAR fue, creo que el lugar donde más me divertí. Era algo que me faltaba, música vivo y baile al chingadazo y sin pensar… “Siendo libre”, como me dirían en Uganda cuando les pregunté que me enseñaran a bailar. Pistache bar es un bar como los que te encontrarías en LA ROMA, de hecho la zona en donde está, Botafogo, nos recordó mucho a esa parte de México. El ambiente también, aunque bueno, tal vez en Rio todo era más impersonal, menos “formal”. Tenía muchas librerías, y un ambiente muy “artsy” y hipster. Caminamos un tanto para poder llegar al Pistache y cuando lo encontramos vimos que era un poco “nice” y que tal vez no estábamos vestidas para la ocasión… pero eso es lo bueno de estar en un país en donde lo más probable es que no vuelvas a encontrarte con alguien y nadie te conoce, que no te importa. Entramos y mi amigo Rodrigo estaba con un amigo suyo en una mesa, la cerveza estaba al 2×1 así que pedimos dos y las bebimos mientras charlábamos a gritos con la música en nuestros oídos y en portuñol. Después la banda de los amigos de Luciana (amiga de Rodrigo) comenzó a tocar. Se llaman An passant y aunque no creo que sea increíbles, eran buenos y traían buenos covers que hacían que mi pies se movieran y bailaran. Fue una noche estupenda. Algo cara pero estupenda.

Viendo la banda en Pistache
Viendo la banda en Pistache
Banda An Passant en Pistache bar.
Banda An Passant en Pistache bar.
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s