Nadar en Rio de Janeiro

Rio me sorprendió. De hecho, Brasil, en general, lo hizo. Es un país fantástico y su gente es pura fiesta y risa. Y, por supuesto, amé nadar en su mar.

Si han leído mi blog, ya saben que amo nadar en lugares naturales. Ya sea mar, río, cenotes y más… Me encanta la sensación que me da cuando nado, me siento libre y todos los remolinos que tengo en mi cabeza se van y corren lejos. Soy feliz y esa felicidad la siento por todo el cuerpo y sale de mi ser en forma de sonrisa. Sí, me encanta nadar. Y, eso fue un plus que tiene Brasil; que tiene lugares para hacerlo.

Muchos dirán que las playas de Rio, comparadas a las de México, no son muy bonitas. Pero, tienen algo. No tendrán ese azul turquesa y degradado como el mar de la Riviera Maya pero tiene otra cosa que lo hacen interesante. O, tal vez es el hecho que mientras nadas puedes ver el Pan de Azúcar cuidándote y muchísima gente valiente comiéndose las olas.

Playa en Copacabana y el pan de azúcar por detrás.
Playa en Copacabana y el pan de azúcar por detrás.

La primera vez que me metí y nadé fue al tercer día de haber llegado. Un día antes caminamos por Botafogo, fuimos a la Favela Dona Martha y subimos el Pan de azúcar. Ese día me desperté muy temprano y fui a correr por el malecón que está junto a la playa. Algo que me gustó de ésta fue que la gente es muy activa, ves a muchas personas corriendo, jugando futbol, volley, haciendo ejercicio. La playa es completamente pública y eso la hace más vivaz (cosa contraria a Cancún). En fin, ese día fui a correr por treinta minutos que con el calor brasileño se sintieron más. Compré un agua en una tienda, olvidé mi celular y una hora después volví a la tienda y la señorita me devolvió el celular (esto lo pongo porque creo que es importante, un acto de honestidad siempre lo es). Llegué al hotel aliviada, me cambié y fui a la playa con mi hermana. Tomamos agua de coco y ella se metió al mar mientras yo cuidaba las cosas y escribía en mi libreta de viajes. Después de un rato ella regresó y era mi turno, yo y el mar… me gustó nadar ahí, excepto porque habían cositas cafés que nunca supe que eran con exactitud (no eran algas ni nada por el estilo). También vi un pez pequeñito y traté de atraparlo y seguirlo pero se escapó. La playa estaba repleta y fue raro, no me gustaba que se llenara tanto de gente pero al mismo tiempo me encantaba. Por un instante nadar en Copacabana me recordó a Busan por el hecho de tener edificios en frente y montañitas. Cancún es diferente; los edificios son distintos. En Rio, como en Busan, me quedé un tiempo boca a arriba flotando, viendo el cielo mezclándose con esos edificios y la naturaleza, sintiendo el agua rodearme. Retrocedí el tiempo y por un momento, volví a Corea.

Copacabana desde un piso de hotel muy alto.
Copacabana desde un piso de hotel muy alto.

Nadé varias veces en Rio. En una ocasión el mar no sólo jugó conmigo, me venció. Las olas eran feroces y altas, no querían dejarte pasar. Pero, cuando están así es cuando más me llama. Me tiró una vez y después me gané el permiso de nadar en él.

Una vez fui a nadar por la tarde, cuando el sol ya se había calmado un poco. El mar estaba picado, pero aún así amé nadar allí. Caminas un poco y sientes el agua en tus pies; como llega y se va. Caminas más y el agua te llega hasta las rodillas, un poquito más y te llega a la cintura, después dejas de tocar el piso y comienzas a nadar. Las olas grandes que permitían nadar entre ellas sin problemas o nadar con ellas hacia la playa; cuando la ola te lleva ligera y tú sólo te sueltas y la dirección no la tomas tú, sino el mismo mar. Ese es el mar que me gusta, el que me reta.

El mar picado. (Yo tomé la foto).
El mar picado. (Yo tomé la foto).
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s