Lo que subrayé en “El amor en los tiempos de cólera”

Como es costumbre, aquí dejaré algunas de las frases que subrayé mientras leía:

“La sabiduría nos llega cuando ya no sirve para nada.”

“El que no tiene memoria se hace una de papel.”

“Sólo Dios sabe cuánto te quise.”

“Los muertos no pertenecen a nadie más que a la familia.”

“Y estaba convencido en la soledad de su alma de haber amado en silencio mucho más que nadie jamás en este mundo.”

“Lloró, […] sin testigos, que era su único modo de llorar.”

“La gente que uno quiere debería morirse con todas sus cosas.”

“Aprovecha ahora que eres joven para sufrir todo lo que puedas, que estas cosas no duran toda la vida.”

“Contéstale que sí. Aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no.”

“Terminó por rendirse a los hechizos de la costumbre.”

“Se murieron los muertos.”

“Nada de lo que se haga en la cama es inmoral si contribuye a perpetuar el amor.”

“Florentino Ariza entendió por fin que se puede ser amigo de una mujer sin acostarse con ella.”

“Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor.”

“Había sido algo tan inocente y efímero, que más bien resultaba conmovedor.”

“El problema de la vida pública es aprender a dominar el terror, el problema de la vida conyugal es aprender a dominar el tedio.”

“Nadie fue distinto de como ella quise que fuera, tal como le ocurría con las ciudades, que no le parecían mejores ni peores, sino como ella las hizo en su corazón.”

“La sombra de alguien a quien nunca conoció.”

“Nada en este mundo era más difícil que el amor.”

“Pues debe ser una modalidad muy especial del cólera, porque cada muerto tiene su tiro de gracia en la nuca.”

“Un amor extinguido antes de nacer.”

“Hace mucho tiempo me di cuenta que no eres el hombre que busco.”

“El corazón tiene más cuartos que un hotel de putas.”

“Los viejos, entre viejos, son menos viejos.”

“A una mujer que ya no ansiaba otra felicidad que la de la muerte.”

“Qué hacer con el amor que se le había quedado sin dueño.”

“Cuando terminó de desahogarse alguien había apagado la luna.”

“Los hombres somos unos pobres siervos de los prejuicios. En cambio, cuando una mujer decide acostarse con un hombre, no hay talanquera que no salte, ni fortaleza que no derribe, ni consideración moral alguna que no esté dispuesta a pasarse por el fundamento: no hay Dios que valga.”

“El amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto más denso cuanto más cerca de la muerte.”

 

El amor en los tiempos de cólera
El amor en los tiempos de cólera

“Es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s