Mis despedidas de Rio de Janeiro

La primera la di para ir a Salvador Bahia y la segunda para regresar a casa, pero creo que Rio es definitivamente una ciudad de la que puedo decir adiós más de dos veces, porque es un ciudad que vale la pena regresar una, dos, tres, mil veces. Rio de Janeiro es una delicia.

Mi último día en Río antes de conocer otra ciudad brasileña fue verme con mi amigo Rodrigo, que conocí en Corea del sur, para ir a Uruguaiana. Allí hay un mercado y venden muchos souvenirs, él necesitaba comprar para llevar a gente en Corea y yo para llevar unos pocos a familiares. Uruguaiana es muy grande y lleno de gente y cosas que ver. Los precios son accesibles pero vale la pena seguir no comprar en el primero puesto porque siempre encuentras lo mismo pero más barato en el tercero o cuarto. Como siempre.

Uruguaiana, Rio de Janeiro
Uruguaiana, Rio de Janeiro

Estuvimos un rato allí, viendo y comprando un poco. Después nos despedimos sabiendo que pasarían otros años para volvernos a ver. Regresé a Copacabana y decidí no nadar, sólo ver el mar y caminar por la playa, tomar fotos y ver la vida carioca. Después de estar un rato por allí me encontré con mi papá y él se dispuso a sacar fotos de mí en la playa. Le encanta tomar fotos y yo soy una modelo terrible, pero lo intenté. Compré un elote con mantequilla buenísimo y así me separé de mi papá y yo seguí caminando por Copacabana. Quería ver el movimiento yo sola. A las siete y media de la noche tenía que regresar porque Anelise, la amiga de Diosy, iría y junto con ella iríamos a cenar. Fuimos a Bio Carioca. Comida natural brasileña. Los jugos y los postres estaban súper buenos Allí comimos y hablamos. Anelise se ofreció a hospedarnos el día que regresáramos de Salvador y eso nos relajo.  Terminamos el día caminando por la avenida de Copacabana y despidiéndonos de ella.

Playa de Copacabana
Playa de Copacabana

El día que regresamos de Salvador Diosy y yo teníamos una noche para quedarnos en Rio. Nos quedamos en el departamento de Anelise y estuvo muy a gusto. Descansamos, comimos, platicamos y vimos una novela brasileña que yo no entendí mucho. Al día siguiente nos fuimos al aeropuerto para tomar el avión a México, a casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s