Un poco de como llegué a Corea del Sur y un poco más…

He decidido escribir sobre una ciudad que ya se ve lejana, pero que en su momento me cobijó con sabores y olores nuevos. Me dio la oportunidad de conocer gente que sigue presente aunque estemos regados por todo el mapa. Seúl es la ciudad que siempre querré regresar.

Ya he escrito un poco de ella aquí, pero no he escrito todo. Trataré de ser fiel a mis recuerdos y a la ciudad misma. Yo llegué a finales de agosto del 2011, cargada con maletas e imágenes de lo que podría ser ese semestre allí (que al final se alargó a dos). Para empezar debo decir que mi idea de Corea del Sur cuando me lo mencionaron era un lugar inhóspito. Me decían Corea del Sur y sólo escuchaba Corea y pensaba en un país lleno de conflictos y polvoriento, pero como era prácticamente lo único que quedaba con lo que el plan de estudios me ofrecía y lo que yo quería, decidí no descartarlo por completo e indagar más. Cuando vi que Seúl era un monstruo de ciudad llena de luces, edificios enormes, que Corea del Sur no era nada a como yo lo imaginaba y que en realidad era un país muy seguro mi sonrisa volvía y ese mismo día, allí, sentada en las computadoras de la universidad con la pantalla llena de fotografías de esta ciudad nueva e impresionante me decidí y meses después tomé el avión a Corea del Sur.

Sólo el aeropuerto de allí me impactó y fue el preámbulo de lo que sería el país. Lleno de tecnología, de movimiento, de perderme y siempre encontrar a alguien que me ayudara, y de poder dejar mis maletas sin tener que andar vigilándolas con una paranoia sobrenatural. De ahí, fuimos a Suwon, a 40 minutos de Seúl, dónde me quedé por un par de noches con un amigo. Allí, todo es más calmado que la capital coreana pero es una buena cortina a lo que me esperaba. Edificios, uno tras otro, carteles iluminados en un idioma que no reconocía por todos lados, restaurantes, gente, gente y más gente.

Noodles
Noodles fríos con hielito

Mi primera comida fue una sopa fría con trocitos de hielo que yo me quedé con cara de “¿Qué es esto?” cuando la vi. Nada rica. Por las calles pasaban demasiados carros y muchísima gente, pero había tanto orden en el desorden. Si el autobús indicaba que iba a venir en cinco minutos, en cinco minutos llegaba, lo mismo pasaba con el metro. Y eso era magnífico. La gente conocía la palabra respeto y la ejercía. Algunos comercios dejaban alguna mercancía fuera de la tienda a pesar de haberla cerrado y no temían que al día siguiente que llegaran ya no la encontraran porque allá es sumamente seguro. Y es una de las cosas que más extraño. Recuerdo que siempre que iba al baño y estaba en un restaurante o café dejaba mi bolsa ahí en el asiento y la olvidaba por completo. En México si no la llevo conmigo, le digo a la persona con quién esté, “Voy al baño, cuida mi bolsa” y ya quedé con este tic de andar checando mi cartera cada quince minutos para cerciorarme de que está conmigo.

Creo que es increíble lo diferente que un país puede ser de otro. Una de las cosas que me costó mucho trabajo al principio fue la comida. Tanto que prefería comer en McDonalds. Error garrafal. Poco a poco, mientras más me adentraba a la cultura coreana, más me gustaba su comida. Hoy, incluso, la extraño. Igual, algo que me parecía súper bueno era que en todo restaurante te daban agua. Así, sin que tu les preguntaras, ellos te servían jarras con agua. Tuve que ir a Corea para aprender a tomar sólo agua en las comidas. También, por más irónico que parezca, en Corea fue en dónde me acostumbré al picante. En México nunca comía comida con chile, en Corea la comida es un poco picante y me acostumbré a ese saborcito, ahora, en México, ya le pongo un poco de chile o salsa picante a mis alimentos. Pero, eso lo aprendí allá, del otro lado del mundo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s