Antigua la bella… pero sin mucha sal.

Todos los blogs, revistas, personas que hablen de Guatemala te van a decir que Antigua es un lugar al que debes que ir, yo no seré la excepción… aunque debo agregar que si no logras ir tampoco es el fin del mundo. Es bonita sí, y me gustó caminar por sus calles, especialmente muy en la mañana cuando el sol acababa de salir y la gente iba a trabajar y los niños a clases. Ese fue un buen momento en la ciudad pero fuera de eso no tuve muchos más. No digo que no sea un lugar lindo, porque sí lo es, con sus edificios coloniales enormes, sus lavaderos en plazas pequeñas, sus ruinas que le dan personalidad y sus calles empedradas que hacen que se vea rústica y bella y que te dobles los pies, e incluso con una vista de la calle que termina en un volcán. Pero, aún así no me encantó tanto como muchos llegan a hacerlo, a mi parecer le falta algo; le falta vida.

Captura de pantalla 2016-04-01 a la(s) 18.05.25

Fuimos por tres días y recorrimos la ciudad de cabo a rabo, a pie. Visitamos la plaza central, algunos museos, sus iglesias, sus mercados, el cementerio, sus bares y listo… para mí Antigua es linda pero es un pan sin sal. Una de las cosas que me gustó fue que un señor se me acercó y comenzó a hablar a comingo pensando que yo era la nueva doctora del hospital local. Cuando le dije que no me preguntó de dónde era, le dije que de México.”Yo estoy muy agradecido con México” dijo explicándome en seguida sobre como mi país le había abierto la puertas a muchos guatemaltecos cuando había una guerra civil. Se despidió de mí con un apretón de manos y entró a misa. Ese fue otro grato momento en Antigua.

Captura de pantalla 2016-04-01 a la(s) 18.05.49Captura de pantalla 2016-04-01 a la(s) 18.06.11

Me quedé en dos hostales, uno que nos gustó mucho y otro que no nos gustó nada. El primero se llamaba Three Monkeys Hostel y un limbo con gente chida que quería descansar, hablar, tomar y fiestar. Podías encontrar todos los moods de los hostales en ése. El otro gracias a Dios sólo nos quedamos una noche, era el Base Camp hostel un pequeño infierno para los amantes del sueño. Fue una tortura dormir ahí, porque en realidad, no se puede dormir ahí. Ese hostal está diseñado por un insomne que busca venganza (eso mismo puse en mi crítica en Tripadvisor). Y bueno, volviendo a Antigua… Estoy segura que muchas personas logran ver algo cálido en ella, y les encanta y deciden quedarse a vivir allí, o tal vez no se quedan ahí simplemente logran hacer lo que yo no pude; amarla. Yo no la amé, tampoco la odié. Pasó y se fue, Antigua me es indiferente.

 

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s