Quetzaltenango, o Xela para los amigos.

A Xela fuimos sólo por una razón, para encontrarnos con la cara del pasado. Un amigo que hicimos en tiempos del inicio de KIN MX y que guardamos con cariño, porque juntos pasamos días llenos de frustración y de orquídeas. Si no fuera por él no hubiéramos ido, y todo hubiera estado bien. No es una ciudad que me gustara mucho, la disfruté por que nuestro amigo vivía ahí y porque nos quedamos en su casa, conocimos a su mamá y era muy buena onda. Pero, fuera de eso… no sé, la ciudad es de ésas que tiene belleza pero que se siente rara. Rodeada de montañas, con un centro pintoresco pero un tanto triste. Me gustó ver las procesiones pasar en distintos tiempos del día, con sol y con luna. Fuimos a mercados de artesanía y de comida, pero pasamos un buen tiempo en una cafetería poniéndonos al tanto de un buen libro, trabajo, yo, de mis escritos. Creo que fue un momento necesario para lo que nos esperaba al día siguiente. Chicabal.

Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 18.12.02Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 18.11.36

La última noche que estuvimos en Xela, salimos con nuestro amigo a beber viendo la ciudad a nuestros pies mientras la noche caía. Fue lindo. Después conocimos a unos amigos y caminamos por la ciudad en la oscuridad. Al día siguiente sonreímos al despertar, porque agarraríamos camino a San Cristóbal de las Casas; mi lugar preferido.

Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 18.11.47

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s