Dejemos las cosas claro.

Sí, tengo 27 años y estoy más sola que el número uno. Pero, gente, no me importa ser soltera. Una vez escuché a alguien cercano a mí decir que yo de seguro moría por tener a alguien, cuando escuché eso me enfurecí. Lo hice porque me 1) detesto que hablen a mis espaldas y 2) me di cuenta de lo poco que esa persona me conocía. No porque algunas personas quieran algo todos queremos lo mismo que ellos. Eso es lo brillante de los seres humanos; que somos diferentes. Si no, que aburrido sería vivir.  Tampoco soy de esas que niegan querer amor, lo quiero, sí, pero no quiero un amor conformista. Mi peor es nada.  Eso para mí es patético. No quiero estar con alguien porque todos me dicen que debo hacerlo, yo nunca he jugado las reglas del juego, ¿porqué empezar ahora?

Una amiga me dijo que hay una teoría que si no te casas a cierta edad te vuelves amargada. ¡Que estúpida! Yo creo que si no vives como quieres, amando lo que haces… entonces sí, tu vida apesta. Si escribo esto es porque me irrita que la gente piense que uno debe de estar en una relación para ser feliz. Si llega bien, cuando llegue. Pero si no, seguiré haciendo lo mío, y seguiré con una sonrisa en el rostro.

Para mí estos últimos diez años han sido de descubrimientos y aventuras. A los 17, como todas, era una niñata que en lo único que pensaba era en tener novio y salir de fiesta. Yo a los veintiocho me veía ya comprometida. La vida así no quiso, y me permitió hacer otras cosas que nunca imaginé hacer. A esa edad no me sentía bien conmigo misma. Seguía a la manada. A los veintidos, algo cambió. Me fui a vivir a un país ajeno al mío. Fue lo que necesitaba para verme como realmente era. Ser yo. Empezar de cero. Me veía al espejo y me veía bonita. Me sentía increíble. Fue la época más me he descuidado (hablando en el aspecto físico) y fue en la que empecé a sentirme bien con mi cuerpo y con todo lo que me conformaba. Me di cuenta que podía ser graciosa, que podía ser fuerte, que podía ser inteligente. Que era todo eso y más. Me vi como yo era. Ese año yo lo considero crucial para llegar a ser lo que soy ahora.Y, fue el año en el que comencé a enfocarme en mí y dejé a los chicos atrás. Ahora sé que no necesito de la aprobación de nadie, y que tampoco tengo que tener a alguien a mi lado para sentirme completa. No estoy desesperada y espero nunca estarlo. He visto a muchas mujeres caer en relaciones tormentosas con hombres que no las valoran y ellas siguen ahí sólo para sentir que tienen algo. Yo no quiero caer en eso. Yo quiero algo apasionado y loco, sí, con alguien que me vea como yo me veo ahora y que me respete por eso. Que me haga sentir bien siendo él mismo. Alguien que admire y que me admire. Algo que me haga decir.. “Hey, va, esto vale la pena.” Y me haga saltar sin paracaídas.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. muy bien hija….eso es todo!, así debe ser, tal como eres!, siempre he estado orgulloso de ti!, eres joven, bonita, agradable, emprendedora, auténtica, tienes muchas cualidades que admiro y te hace diferente….sigue así, todo vendrá a su debido tiempo….te quiero!

  2. Felicidades, esa es una actitud acertada, gracias por compartir. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s