Vamos a La Habana.

Y cuando alguien me pregunte si quiero volver a La Habana yo gritaré sin descaro que sí. Sí, sí, sí quiero volver. Si por mi fuera yo volvería mañana mismo porque en La Habana uno realmente goza la vida. Fui por pocos días pero bastaron para que yo pudiera ver esta ciudad y sentirla tan palpitante como el sudor que caía por mi cuerpo. Recorrí sus calles a pie, vi los edificios a como son ahora y me los imaginé a como fueron cuando todo era nuevo y no se caían en pedazos. Y aún así, en estos momentos, con su pintura descarapelándose lentamente, se ve imponente y visualmente hermosa. Es cuando ves que hasta lo viejo y gris puede ser bello. Esta mezcla de costrastes, de baile, vida y hambre. Es triste pero se lleva bien de la mano.

captura-de-pantalla-2016-12-10-a-las-18-03-00

No hablaré del sistema y lo que éste me pareció… eso será para otra ocasión. Aquí sólo me dedicaré a hablar de La Habana como ciudad, como parador con su vista infinita al malecón. Con ese sabor a calor y con la música sonando por todos lados.

Llegamos después de un largo camino desde Trinidad. Nos dieron ride unos cubanos que iban de paso. Viajamos por cinco horas en auto que me duplicaba la edad. Sin aire acondicionado y con un motor que se calentaba debajo de mi asiento. Fue un viaje cansado, pero llegamos. Nos dejaron en el centro de la Habana. Justo frente al famoso hotel Inglaterra. En el cual no nos alojamos. Esa noche nos quedamos en casa de una familia cubana. Las afueras de la ciudad capital parecían oscuros, una vez que entrabas a la zona de la plaza todo se alegraba más. Incluso Habana vieja, que es conocida por estar deshaciéndose, se veía mágica. Mientras ibamos camino a la casa de las personas que nos rentarían sus cuartos nosotros pudimos ver un poco más de las calles y nos gustó esta presencia que tiene cada rincón.

captura-de-pantalla-2016-12-10-a-las-17-42-52

La habana vieja tiene dos realidades, una en la que el color reina, los edificios -por fuera- se ven pintados, y todo está limpio. La otra es en la que el color gris es el que está en todos lados, hay huecos en las paredes y todo se cae. A mí me ha gustado caminar por las dos Habanas. En sus calles nunca me sentí insegura. Aún en la noche, sin luz, éstas no se sentían alarmantes. La gente se mezclaba contigo. El único problema que vi fue que a veces resultaba hartante que los cubanos te hablaran para pedirte cosas. Y lo entiendo pero eso no deja de ser molesto después de un rato.

Fuimos al museo de la revolución que a mi parecer es el museo publicitario a favor de Fidel Castro. Era como ver una telenovela mexicana cuando te inunda con product placements de productos alimenticios o toallas sanitarias, pero aquí era la historia de la revolución hablando maravillas poéticas de su líder. Me parece que en Cuba hay un coco wash inmenso sobre este tema. Pero en fin… La Habana. captura-de-pantalla-2016-12-10-a-las-17-41-42

Fuimos a los lugares turísticos de la ciudad. La caminamos toda y así conocimos más de lo que un mapa en lonely planet muestra. Pero sí, de los puntos que aconsejan a ir fuimos a todos, incluso a esos helados que están en un zoológico. En una tarde rosada nos dirigimos al morro para oír sonar de cerca el cañonazo. Caminamos por el malecón y tomamos daiquirí junto a un pensativo e inmóvil Hemingway en La Floridita y escuchamos salsa mientras tomábamos el mejor mojito de todos en La Bodeguita de en Medio. Pasamos por el Capitolio y el Castillo de la Armada Real. Tomamos un cocotaxi hasta el monumento a José Martí donde pudimos ver los rostros revolucionarios del Ché y Cienfuegos. Y también aprovechamos para pasear entre libros viejos que olían a épocas pasadas. Amé La Habana, la amé incluso con ese intenso sol que se clavaba en mí. La amé a pesar de todos aquellos que me pedían dinero. Que ciudad más interesante y bella es la capital cubana.

captura-de-pantalla-2016-12-10-a-las-17-40-57

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s