Estudiar en Corea del Sur

Creo que Corea del Sur se ha vuelto un lugar más popular día con día, desde los dramas coreanos, hasta el K-pop lo han hecho un país en el que muchos han fijado la vista. Yo lo vi cuando casi nadie lo hacía y me da gusto eso.

Me fui para estudiar un semestre de intercambio. Iría de agosto a diciembre 2011. Dios, se ve tan lejano. Como si fuera hace ya hace cientos de años. Llegue sólo por uno y me quedé dos, extendí la experiencia hasta Julio 2012.

Quiero recalcar que cuando escuché que prácticamente mi única opción a lo que yo quería y lo que la escuela me ofrecía era Corea del Sur mis ojos se abrieron. No tenía ni la más remota idea de como era ese país, así que fui a San Google e investigué. Solo necesitaba ver las imágenes para decidirme. Di click en ese apartado y un montón de imágenes llenas de luces, edificios y colores salieron en la pantalla. Me deslumbró y fue el momento en el que me decidí. Corea del Sur sería mi opción de intercambio y nadie me pudo sacar eso de la cabeza. Seis meses más tarde yo estaba pisando Seúl con una maleta en la mano y otra en la espalda. Había llegado.

Estudié en una escuela privada de Seúl, Chung Ang University, también conocida como CAU. Está ubicada cerca del río Han, en el distrito de Heukseok Dong. Estudié un enredo de materias, todas de áreas diferentes. Materias de comunicación, medios digitales, cine, política internacional, administración, relaciones públicas, incluso, moda. Ah, y también el idioma coreano porque era obligatorio. Creo que el 80% que llevó esa clase la reprobó. En las demás me fue bien. En todas (excepto en la de idioma) eran más gente coreana que extranjeros, lo cual me gustaba pero al mismo tiempo se complicaba un poco porque ellos eran un tanto cerrados y me tocó varias veces en actividades grupales que olvidaran que era una materia en inglés y comenzaban a hablar coreano, dejándome a mí completamente perdida. Todas las materias eran dadas en inglés, algunos maestros eran muy buenos en este idioma pero otros tenían un acento muy fuerte que hacía difícil entender.

CAU

En lo que se refiere a lo académico, todo es normal. Las clases son como las que tuve aquí en México. El nivel de exigencia depende del maestro. Había unos que eran díficiles y otros relativamente fácil. Igualmente creo que a los extranjeros nos lo hacían un poco más fácil. No sé. Creo que no aproveché al máximo lo que la universidad ofrecía, como la biblioteca y clases externas. Debí de haber preguntado mejor. Pero, para ser honesta estaba enfocada en pasar las materias y divertirme. Ahora que miro atrás creo que lo hice bien. No fui la mejor pero sí recuerdo que me esforcé, no lo di por hecho.

La universidad era grande, en una colina. Entonces resultaba cansado ir de un lado a otro. Sobre todo al principio, en agosto, que el calor era húmedo y uno no estaba acostumbrado a andar subiendo lo que se asemejaba a una montaña en nuestras mentes para poder llegar al dormitorio. Ah, sí. En Seúl conseguir un departamento a buen precio (del que estamos acostumbrados los mexicanos) es prácticamente imposible. Incluso para los europeos lo era. Eso y también el hecho de que muchos coreanos no le rentan a extranjeros, y que el depósito es muy alto. Recuerdo ver departamentos pequeñísimos para una persona cerca de la escuela en el que la renta era de $10000 mxn más los $50000 mxn de depósito que debías de dar al inicio. Y pues, fue un NO para mí. Así que me quedé en los dormitorios. Que fueron una ganga.

No sé si el Estado ayuda o qué se yo. El caso es que los dormitorios eran muy buenos y baratos. El 95% de los extranjeros nos quedabamos en ellos. Lo cual era muy padre porque si estabas aburrida podías salir a la sala de estar y veías a alguien. O le mandabas mensaje a alguien y boom en cinco minutos estaban sentados comiendo una lechita de caramel machiato fuera del Family Mart (tipo Oxxo) de los dormitorios. El cuarto lo compartía con otra persona (mi roomie el primer semestre fue una Uruguaya con la que hice buena amistad y el segundo con una Botswanense, ambas buena onda). Era de buen tamaño. Tenías un buen espacio de armario, el retrete separado de la regadera y el lavado, camas individuales y dos escritorios. Todo parecía nuevo y muy limpio. La sección de mujeres estaba separada a la de los hombres. Había un gimnasio pequeño en la parte de abajo y una sección como sala de estar para estudiar o platicar, frente de eso estaban unas oficinas de los dormitorios. Y en el piso de entrada estaba la cafetería (donde muchas veces varios estudiantes coreanos que no se hospedaban en los dormitorios iban para comer porque era muy barato), el buen Family Mart y una terraza. Nada mal para serles sincera.

dormitorios

Hablemos de costos… les dije que era una ganga y sí. Al pagar tu cuarto de dormitorio tenías que comprar el plan de cafetería de unos 45 boletos al mes (pero era de que te daban 45 pagando la mitad, algo así). Y el dormitorio salía incluso menos que lo que costaba rentar en México en zona universitaria. Así que teniendo en cuenta me venía ahorrando un buen dinero y por esto me fue posible quedarme otro semestre. (¡Yaayyyyy!)

De las cosas que más me gustaron de mi estancia en Corea del Sur como estudiante fue una, mis clases de Tae Kwon Do y dos, la fiesta. Siempre que se podía había gente dispuesta a salir, cenar y tomar. Hacías amigos de todos lados del mundo y los unía algo, el hecho de que estaban ahí, en ese momento y que todo era nuevo. Hice buenas amistades allí, de esas con las que los separan distancias y años sin verse pero que son reales.

Sí, fue una buena desición ir a Seúl. Si tienes la oportunidad de irte de intercambio mi recomendación es:  “Elige un país diferente al tuyo, uno que no hable tu idioma, uno con una cultura distinta, que te rete, que te invite, que te llene. Si tienes esa oportunidad, aprovéchala, sal de lo ordinario y vuela lejos, muy lejos. A lugares donde puedas contar historias y que te saquen de onda. Donde comiences a escribir libros llenos de vida. Elige lo que no sea cómodo.”

dani en seúl

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Qué experiencia tan única la tuya! Me encanta leer este tipo de historias…

    1. dfeboli dice:

      ¡Gracias! Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s