Alaska

el

Me voy a adelantar un poco. Hoy, pienso escribir -brevemente- de Alaska y eso es dejar a un lado, por un momento, una semana y media de lugares como Portland, Seattle y, de nuevo, Vancouver. Un roadtrip que hicimos y que paró con un barco enorme que nos llevaría a la última frontera. Ese lugar que ha deleitado a millares de personas y que consigo trae un sin fin de atardeceres ocultos, natulareza salvaje en cada paso y una noche estrellada al por mayor; Alaska.

Para serles sincera yo jamás creí que me iba a gustar como lo hizo. No lo recorrí como debía, fui en un crucero. Tuve una pintadita de esa gran obra maestra, y después de partir me dejó queriendo más. Yo quiero recorrer sus caminos por más tiempo, verlo nuevamente, asombrarme con cada esquina. Y es que Alaska es, sin duda, un lugar con un encanto natural tan grande como sus montañas y glaciares.

Ahora estoy viendo un documental de una pareja que viajó en un casa-autobús a ese destino. Tuve que parar el video cuando un sin fin de imágenes se agolparon en mi cabeza con la fuerza de mil caballos, todas ellas de mi tiempo en ese Estado que bien podría ser un país completo, tan distinto de todos los demás, tan suyo. Un lugar que me dejó boquiabierta y maravillada. Que me sacó más de 10 “wows” en menos de un minuto. Y es así como vine a dar aquí, porque de pronto sentí una desesperación loca por volver, y escribiendo es como puedo ir más rápido. Bien, que esta sea una introducción a lo que viene… Alaska.

bit of Alaska

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s