Mis 17 horas en Hong Kong

Cuando compré mi boleto a Bali (saliendo de Los Angeles) habían muchas opciones de escala (todas rondando en el mismo precio), pero la que llamó mi atención fue la que tenía 17 horas en Hong Kong… me decidí por esa. Porque significaba que podría salir a la ciudad y, aunque sea, ver un poco de ella y no quedarme aplastada en el aeropuerto gastando dinero en comida que no quiero comer pero solo lo hago para hacer algo y no aburrirme…. en fin…

Creo que sí aproveché mis 17 horas en Hong Kong. Sabía que quería hacer, caminar sus calles y también descansar un poco, entonces reservé una cama en un hostal ubicado en Kowloon. Salir del aeropuerto de HK es fácil, hay varias opciones para ir a la ciudad desde ahí. Para los que tienen dinero pueden tomar un taxi o el tren rápido pero para los que preferimos ahorrar lo más posible, el autobús A21 es la opción. Cambié $80usd para mi estancia en HK (ya que sabía que era una ciudad cara y pensando que me sobraría y podría necesitar un poco en mi escala de regreso a Los Angeles), cambié justo ahí en el aeropuerto y pues no fue la mejor tasa de cambio pero ya ni modo… no tenía tiempo para buscar y necesitaba dinero para el autobús. Éste cuesta $33hkd y tiene que ser exacto porque no dan cambio. Así que antes de subirme compré unas oreo para tener cambio. La parada de los autobuses es súper fácil de localizar. El aeropuerto de Hong Kong es muy amigable para el turísta extranjero. Una vez que ubiqué la parada de la ruta A21 (la que me dejaba en la popular calle Nathan Road a dos cuadras de mi hostal) esperé unos 10 minutos para que el autobús llegara. Los autobuses allá son de dos pisos, en el que yo me subí también tenía un lugar para poner las maletas (no sé si todos tengan esto o solo los que paran en el aeropuerto), las dejas ahí y te sientas y en el piso de arriba hay una pantalla donde muestra cámaras de lo que pasa en el piso de abajo y sirve para que veas que tu maleta sigue ahí). Puedes tener wifi gratis en el autobús así que yo lo utilicé para contactarme con mi familia en México y decir que todo estaba bien. Tardé 45 minutos en llegar a mi destino, creí que iba a ser más tardado pero todo resultó muy fluido.

Yo ya sabía que calles agarrar para el hostal. Lo había estado viendo en google maps desde México, lo hice con el afán de no perderme buscándolo y así no perder tiempo. Caminé las dos cuadras y llegué al edificio donde me quedaría. Se llama Yesinn hostel y era uno de los que tenía mejor precio y no se veía feo. La recepcion estaba en el segundo piso y la habitación de mi dormitorio estaba en el piso 10. Lo encontré muy sofisticado. Era un cuarto con cuatro literas, pero cada cama tenía su cortinita y eso lo hacía más privada. También teníamos lockers individuales, aire acondicionado y baños dentro del cuarto. El baño y la ducha separados lo cual lo hacía muy práctico.

Tan pronto como llegué salí. Fui a caminar por Nathan Road y ver más de Hong Kong. Fuera de mi hostal había un mercado nocturno (que es básicamente un tiaguis). La ciudad es muy fácil de llevar, está muy bien señalada, en chino e inglés. Es muy amigable para el turísta. Hacía calor y es húmedo pero nada de lo que Tabasco no me haya preparado. Caminé hasta el Waterfront y pude apreciar la cultura de compra que esta ciudad tiene. Hay tiendas por doquier. Desde changarritos con cosas sencillas hasta tiendas de marcas reconocidas. El Waterfront me decepcionó un poco. Creí que llegaría y vería un sin fin de luces brillar, el agua reflejándo algunas y edificios enormes delante. Sí hay pero no como lo imaginé. Tan pronto como llegué allí me marché. Decidí caminar por las entre calles para no ver lo mismo en mi regreso al hostal. Tenía que comer algo entonces me metí en un restaurantito que tenía dumplings vegetarianos. Me costaron $41hkd ya con té incluido. Cuando terminé de cenar, pagué y me fui… pero me desvié un poco y terminé perdida (pero nada preocupante). Le pregunté a unas chicas sobre como regresar a Nathan Road y no sabían pero buscaron en su celular e hicieron lo posible para ubicarme. No lo lograron pero me ubiqué por mí misma después de caminar un poco. Llegué al hostal, me bañé (cosa que no hacía desde que salí de mi casa en Querétaro) y dormí cómodamente en un cuarto frío pero con un cobertor bastante bueno.

HK nightwaterfront HKDumplings HK

La mañana siguiente sería mi vuelo pero era hasta el medio día entonces tenía un par de horas (si me levantaba temprano) para caminar por la ciudad ahora con el sol arriba. Quería tomar fotos así que eran las 6:30am y yo ya estaba afuera. Estuve así una hora, caminando sin irme muy lejos y tomando fotos a lo que llamara mi atención. La ciudad es un poco sucia pero tiene algo que la hace parecer pintoresca. Los atiborramientos de carteles y los edificios viejos pero coloridos le dan una vista agradable, al menos para el ojo turísta.

HK day

Regresé al hostal, entregué mi llavé y me fui de ahí. Esperé en la parada por el buen A21 unos 10 minutos. Me senté en la parte de arriba, hasta delante. Entonces pude ver todo. Era como ir en un turibus. Tardamos casi lo mismo que ayer, unos 45 minutos apróximadamente. En el aeropuerto comí ramen vegetariano en un restaurante japonés, me costó, recuerdo unos $80hkd, pero estaba muy bueno y bien servido.

Pasé migración y esperé en la sala para abordar mi vuelo a mi destino final: Bali.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s